domingo, 13 de febrero de 2011

¡Esta democracia sin pecado original!

No sé en que limbo viven algunos o algunas. Que se permiten llamarnos tontos, tontos útiles, cándidos y encima tenemos que estarles agradecidos pues antes eramos proetarras o cómplices de los asesinos. Esta democracia arrastra, es cierto, un millar de muertos, aunque no parecen contar lo mismo los jóvenes caídos a manos de la ultraderecha, ese brazo alargado del ejército durante la transición. Mientras, enterrados como perros yacen cien mil en las cunetas, en las afueras de los camposantos cual nuevos heterodoxos, fusilados en sus tapias, ¿y sus huesos -dónde- no se sabe bien? Denuncian traición de este gobierno por la dignidad de los caídos por el terrorismo de ETA. La madre que los parió: ¿para cuándo la dignidad del medio millón o más que perdieron su vida por esos golpistas reaccionarios de la guerra civil? Mi paisano, y amigo, Jesús Vicente Aguirre reivindica la dignidad de los "tumbaos", que todavía están esperando a que este Estado democrático sufrague los gastos para que sus restos sean recuperados de esa carnicería animal de la guerra civil. Eso en España, en que la muerte redime de tantos pecados...si tienes la suerte de ser un pecador nacionalcatólico.
Y, mientras, decía, hay mucho aprovechao, temeroso de que la cosa de "la ETA" acabe con sus prebendas, pero lo más patético, es la de quienes se apuntan a estas alturas, a seguir haciendo carrera, qué mal ejemplo ese impresentable Calleja y sus alumnas...
Irene Lozano, publicó en Cuarto Poder esta columna, tal vez apenada, porque su nuevo diario El País, cambie un tanto su paso y ahora mismo no la permita hacerla suya
. Un irónico Torquemada et alii le contestaron:
(...)Por no hablar del monarca perjuro y de toda la re-restauración. Porque ya que hablas de caras, Irene, ¡por Dios, empieza por la del rey que es la más conocida! Y no seas más papista que el papa. Si la ley exige un rechazo explícito…manifiestamente lo han hecho. No te inventes nuevas categorías extralegales: que si solo condenan la violencia abstracta (!): “…Y, eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”. Condenan explícitamente la violencia de ETA, cosa que no hacían antes (ni entiendo que deba exigirse a ningún partido, de hecho a los demás no se exige, salvo que nos identifiquemos con la España de Torquemada). Incurres finalmente en un juicio (o juego macabro) de intenciones, por lo demás, superfluo. Tal es demostrar lo que pretenden o quieren, y resulta cómico, a pesar de lo siniestro, eso de que quieran convencerlos (los de IA a ETA) de que dejen de matar, poquito a poco, sin que se den cuenta. Ellos, desde luego, no son los más indicados para valorar concretamente allí y ahora (o antes) la violencia y amenazas de ETA, pero su condena -insisto- no puede ser más explícita. A no ser que esta nueva España inquisitorial sea la que redacte el auto de fe (democrática) que ellos deban firmar. Y si no ellos, me temo, ¿quiénes?
¿De qué van estos nuevos timoratos y timoratas? No sólo quieren ignorar a un quince por ciento del País Vasco (o preferirían fusilarlos, qué pena que el PNV arteramente los rindiera a los italianos, Pacto de Santoña), desoyen a una mayoría que aunque no los vote, quiere que concurran con los demás partidos, tampoco exentos de mácula, a las próximas elecciones municipales.
***********************************
Y para elecciones, las que de verdad esperamos desde "El Cairo a Maracaibo" ¡EN EGIPTO!
Cuánto me ha alegrado ver -¡feliz noticia!- a través del canal 24 horas de tve a un viejo amigo, Basel Ramsis, al que conocí apenas arribó a Madrid y estos días estaba en la plaza Tahrir de su país. Hablando no de goyas, sino de documentales, hace no mucho le reencontré. Extracto aquí lo que escribí:
(...) la recién estrenada Casa Árabe (2), antiguas escuelas Aguirre estilo neomudéjar al lado del Retiro, en Alcalá 62. De hecho, asistí al estreno de su sala de cine y me enseñaron junto al director de Documenta Antonio Delgado, Julio Diamante y Basel Ramsis el resto de las instalaciones (aulas, mediateca, bar) aún vacías pero olorosamente impolutas, eché de menos un té de menta en lo que será el bar. Basel, es el director de la muestra y del “Panorama de Cine Documenta Contemporáneo II: Identidad y revisión de la historia”, lo conocí en Lavapiés apenas llegó, hará 10 años. En ese barrio preparábamos un ciclo cinematográfico sobre el racismo con pelis de medio mundo, luego él realizó un precioso documental sobre el Lavapiés multiétnico.
(En//www.rebelion.org/).

Basel, que sigas gozando estos días de tu gente, y que sigas ahí libremente por fin cuanto te pete.

2 comentarios:

  1. Veamos un ejemplo curioso de cómo ser miembro de grupos paramilitares y terroristas ultraderechistas a favor del estado unitario español "no contamina":

    Asesinato de los abogados laboralistas de Atocha crimen que conmocionó al país, más que el asesinato de Miguel Angel BLanco años después. Condenados dos militantes de Fuerza Nueva como autores materiales de los asesinatos, nunca se procesó ni condenó al líder del partido Blas Piñar al que todas las investigaciones apuntaban como posible "inductor", incluso dicha tesis se baraja en la película que sobre este atentado terrorista con implicación del aparato policial estatal rodada poco después del crimen.
    Tampoco fue ilegalizado nunca dicho formación politico-paramilitar a pesar de los muchísimos incidentes violentos en los que estuvieron implicados miembros del partido, apaleamientos en el retiro, apuñalamientos y ataques contra manifestantes proamnistía, etc,etc. Siguió existiendo hasta los años noventa en los que cambió de nombre imitando el FRente Nacional francés de Lepén.

    Muchísimos de los militantes de esa formación pasaron de forma natural al actual PP, algunos llegando a copar puestos de alcaldes y concejales de ciudades importantes.

    Ser un fascista no contamina ni habiendo formado parte del partido cuando lo de Atocha, así es el PP abierto a esta gentuza y perdonándoles su siniestro pasado.

    ResponderEliminar
  2. "Torquemada"14 de febrero de 2011, 19:29

    ¡Potente vitamina! Ya que esta gente tiene por mal gusto que les recordemos su origen franquista y todo su pasado de idem. En cambio, esa amnistía que realmente fue para ellos, ¡menudo canelo!, y sobre todo, como dices, la vista gorda que se hacía con toda su violencia fascista, sin que a nadie se le ocurriera al menos ilegalizarlos o que fuera a contaminar a los que se pasaron a la naciente alianza popular. ¡Curiosísimo, con lo que saben ellos de términos como contaminar! Vástagos de Torquemada.

    ResponderEliminar